Crystal Blue
Detour (2003)
82%



(Crítica por Jon Tyler, Enero 2004)

Desde 1994 que esta banda sueca, de Örebro concretamente, no publicaba nada. Entonces vio la luz Caught In The Game, un espléndido álbum en el que seguía la estela de las grandes bandas de AOR que han dado las tierras escandinavas, como Europe, Dalton, Treat o Swedish Erotica. Lamentablemente, su compañía discográfica de aquellos tiempos ( SMC Productions ) cerró, tras lo cual la banda se separó. El fin del grupo se produjo en gran parte porque necesitaban tiempo para expandirse como músicos, y cada uno tomó su dirección; por lo visto, aprendieron mucho en ese tiempo, experimentando con diversos estilos.

Para este regreso, la formación ha sufrido cambios importantes. El batería Micke Palmstrom ha sido sustituido por Fredik Larsson, por divergencias en el sonido ( el antiguo batería estaba más interesado en el hard rock clásico ). Ove Lundqvist, fundador de la banda, sigue a las guitarras, así como David Persson no ha dejado el bajo. Thomas Lassar, antaño teclista, ahora también se encarga de las voces, sustituyendo a Stefan Nikvyst, que por los tiempos de Caught In The Game tenía 17 años.

En mi opinión, la evolución respecto de su segundo disco es sumamente positiva, aunque no han perdido su esencia. Siguen sonando a ese maravilloso Hard melódico o AOR que las bandas escandinavas dejaron en los ochenta y noventa; como digo, la esencia pemanece, pero se han dejado caer bastante más del lado del AOR. La estupenda banda de Göran Edman, Street Talk, se revela ahora como una influencia muy clara.

Ya Stefan Nikvyst mostraba una enorme similitud con Joey Tempest ( cantante de Europe ); Thomas Larsson también mantiene el parecido, quizá incluso lo lleva más allá. Joey Tempest tiene una voz preciosa, aunque quizá en algún álbum de Europe muestre ciertas deficiencias. Larsson es, en mi opinión, mejor cantante, con más potencia; puede recordar sobre todo al mejor Tempest, el de Prisoners In Paradise o A Place To Call Home.

El sonido ya debe haber quedado bastante claro para aquellos que conozcan a las bandas mencionadas. Crystal Blue practican un AOR basado en guitarras duras y preeminencia de teclados; en general los estribillos son muy melódicos y atmosféricos. Sin embargo, no es fácil penetrar en el concepto de esta banda. Exhiben una complejidad considerable para el estilo, que les hace bastante especiales. Sus ritmos son bastante menos típicos de lo que pueda parecer, y en este sentido, el trabajo del batería es simplemente espectacular. La orquestación también densifica el conjunto, y provoca que los numerosos cambios acentúen la riqueza sonora.

La producción y la mezcla ayudan; no hay puntos flacos en el sonido, aunque en mi opinión algún estribillo habría necesitado más fuerza. La única pega, y lo que hace bajar la puntuación de este disco, son las canciones. Hay cuatro cinco formidables, de lo mejorcito que se puede oír en este estilo, pero el nivel no se mantiene y la segunda mitad de disco empeora de modo notable.

Damage abre el disco, recordando enormemente a bandas de AOR progresivo, como ACT o Saga, hasta que entran las guitarras. Como digo, hay que fijarse constantemente en los ritmos tan inteligentes que crea Fredrik Larsson. Es uno de los mejores temas del disco, puro Treat, con un estribillo memorable. Back On Track tiene un parecido a Indifference, de Nexx; la estructura parece pesada, pero según se acerca al estribillo se acelera, siendo éste una gozada, lleno de coros y muy poppie.

Lassar deja claro lo gran cantante que es. Someone fue el tema promocional en el recopilatorio de MTM. Tiene momentos muy diferenciados; algunos toques con sabor a Deep Purple ( o similar ), versos que van creciendo en fuerza hasta llegar a un estribillo inesperadamente melódico y blandito, muy de la escuela de Göran Edman. Gran canción; en ocasiones, sería imposible diferenciar a Larsson de Tempest. Move On sigue en la misma tónica, moviéndose entre Treat, Europe y ese modo que tiene Göran Edman de hacer coros. Otro perfecto estribillo, orquestado, lleno de voces y deliciosamente "pastelero" El cambio pre punteo es de auténtico lujo.

Second Chance tiene un arranque que recuerda a la producción de Avril Lavigne, aunque el tema podría estar sin lugar a dudas en el A Place To Call Home, o en el Azalea´s Place de Joey Tempest ( el parecido vocal sigue siendo asombroso ). Es la típica canción introspectiva, calmadita, que no llega a ser una balada por la instrumentación, que lleva tintes soul. Lástima del continuo redoble de batería, que sobra por completo. Canción muy pegadiza, seguro que crea un gran ambiente en los directos. Believe Me podria haber sido incluída por su parte en el Prisoners in Paradise. Una de las canciones que se deja caer hacia el Hard melódico; buen estribillo, aunque le falta algo de garra. Constantemente revolotean teclados que a mí me molestan bastante.

You And I es una correcta balada, muy bien construida y ejecutada, que lamentablemente, remata en un mal fraseo el estribillo, que está estupendo. No es memorable, pero logra lo que Crystal Blue consigue en todo el disco: crea una atmósfera propia terriblemente envolvente. Never Say Surrender aquí vuelven de lleno las influencias más Dalton o Treat; ; atención a las guitarras, que en muchos pasajes son auténticamente propias de una banda de rock progresivo. El estribillo es pegadizo, aunque no tiene la calidad de los primeros cortes. Why es una canción muy interesante. De nuevo el cuerpo de la canción es lento y pesado, aunque los teclados hacen que fluya con mayor felicidad. Es, sin embargo el estribillo, lo que hace de Why un tema especial. No es que sea especialmente pegadizo ni poderoso, sino que logra magia; los coros y la orquestación forman un conjunto inolvidable. Podrían haber alargado y endurecido el estribillo, dado que el puente que hacia él conduce provoca expectativas de algo más desgarrado.

This Time me va a volver loco. Sé con toda certeza que algunos versos son exactamente iguales que una famosa canción de pop de los ochenta, quizá Madonna, pero no lo acabo de situar. Buen tema, aunque la fórmula a estas alturas a mí ya se me hace repetitiva. Sylvia es una balada que solo se apoya en el piano; curiosamente hay algún cambio que es puro Steve Perry, lo cual no puede sino dar fé de la calidad de Larsson. Buen cantante, aunque no soy muy fan de estas canciones tan monótonas , por bonitas que puedan ser.

En resumen, la fórmula es fabulosa, pero se hace repetitivo. Las cinco primeros cortes del disco justifican totalmente la compra a cualquier fan de Europe, Treat o Street Talk. El resto, siendo grandes canciones, no son tan redondas, salvo quizá Why. Lo que sí debiera pesar mucho en la opinión del posible comprador, es que Crystal Blue han creado un ambiente personal, en el que aunque haya muchas referencias a otros grupos, se constituye un mundo sonoro propio y envolvente. Eso es algo de lo que muy pocas bandas pueden presumir.

 FICHA TÉCNICA
TracklistDamage, Back On Track, Someone, Move On, Second Chance, Believe Me, You And I, Never Say Surrender, Why, This Is The Time, Sylvia
Músicos-Ove Lundqvist: Guitarras
-Thomas Lassar: Vocales, Teclados
-David Persson: Bajo
-Fredrik Larsson: Batería
ProducciónCrystal Blue & Jens Bogren
GéneroHard Rock
PaísSuecia
CompañíaThe End Records
Web-----



Dave Bickler
Darklight (2019)

Primal
Primal (2016)

Operus
Cenotaph (2017)

Hollow Cry
From Ashes To Flames (2018)

© Copyright 1999-2019, Todos los derechos reservados. Medellín, Colombia.
Director General: Diego Ramírez/ Redacción: Lucas Gordon, Enrique Luque, Milena Gil / Diseño: Patricio Carvajal H.