Starbreaker
Starbreaker (2005)
82%



(Crítica por Jon Tyler, Marzo 2005)

Nuevo gran proyecto auspiciado por el sello italiano Frontiers, que en este caso junta a cuatro músicos de peso, Fabrizio Grossi al bajo y en la producción (compositor, músico y productor solicitadísimo, From The Inside, Glenn Hughes, Over The Edge, House Of Lords, Steve Vai…), John Macaluso a la batería (Riot, Yngwie Malmsteen, Ark…), Tony Harnell (cantante de TNT, Westworld, Morning Wood) y Magnus Karlsson (Last Tribe).

Como se puede ver, los cuatro músicos son de ensueño, pero el protagonismo de la banda recae en Harnell y Karlsson; para los fans de AOR, la voz de Tony Harnell no necesita presentación. Casi se le podría considerar un “castrati” del rock; sus agudos son incomparables, asunto acerca del cual él mismo ironiza; dice que, cuando se escucha, no entiende como puede alcanzar tonos tan altos. No obstante, siempre ha evitado (más o menos) el encasillarse como mero chillón gracias a un registro variado y una gran capacidad para moldear la melodía. Magnus Karlsson es el virtuoso guitarrista de Last Tribe, banda de carrera todavía breve, pero que ya es una referencia para todo seguidor del progresivo. En sus credenciales lo mejor que se puede apuntar es que exhibe un virtuosismo “refrenado”; no abusa de piruetas y prioriza la melodía.

Starbreaker, como era de esperar, es una combinación de TNT (noruegos) y de Last Tribe (suecos) más o menos a partes iguales de la que sólo podía surgir el típico rock duro escandinavo, una suerte de rock que tanto puede considerarse Hard muy cañero o Metal melódico. La clave de Starbreaker es un sonido poderoso y contundente, con muchos coros y preeminencia melódica en el estribillo; si añadimos una producción cuidada que no deja un rincón vacío y gotas de progresivo, más o menos entenderemos lo que es Starbreaker: heavy melódico épico y sentimental.

Tony Harnell opina que esto es algo que nunca se ha hecho antes; en cierto sentido tiene razón, pero no es del todo correcto. Hay más elementos propios de TNT y Last Tribe que originales. Además, como bien apunta mi compañero Luis Caramé, la impresión de novedad se diluye un tanto cuando al paso de las canciones se comprueba que la idea se repite una y otra vez. Es la gran pega que hay que ponerle a Starbreaker; deberían haberle dado alguna vuelta de tuerca al sonido, o arriesgar un poco en algún tema realizando incursiones en otros géneros.

Lo mejor que tiene el álbum es una potencia tremenda, abrumadora, que me hace pensar en grupos de Metal como Karelia o en el sonido potente de Masterplan. Fabrizio Grossi ha trabajado las canciones hasta el mínimo detalle, y creo que ha logrado extraer toda la fuerza de los músicos. Tony Harnell canta tan bien como siempre, y tiene momentos inolvidables en Lies o en Crushed; combina toda la garra que su voz puede proporcionar con algunos pasajes en los que trabaja en sonidos más graves. Las melodías de los estribillos son realmente bonitas, aunque a veces se pueda echar de menos un poco más de complejidad, alguna progresión que enriquezca los dibujos de la voz de Tony. Por su parte, Magnus Karlsson ejecuta sólos perfectos y de calidad, pero que, y esto es sorprendente, en varias canciones se quedan cortos, o al menos a mí me supieron a poco.

Destaco las dos primeras canciones, Die For You y Lies, muy similares entre sí, que son como un vendaval y que hacen esperarse grandes cosas, pero realmente son lo mejor del disco, con estribillos pegadizos, intensos y cambios de mucho nivel. Hasta llegar a la recta final del álbum no me parece que haya canciones que no palidezcan en la comparación. Nos encontramos con una balada extraña, como es Days of Confusion, que no está nada mal, con un par de piezas que yo considero menores, Light at the end of the World y Cradle to the Grave, hasta llegar a Turn it off, con menores influencias progresivas que la parte central del álbum, un tema de Hard Rock fácilmente digerible, Dragonfly, instrumental en la que los tres músicos se lucen creando un corte virtuoso y entretenido y Save Yourself, una canción fabulosa, que raya en momentos el Power Metal; logran un estribillo tan épico como intenso, en el que la mágica voz de Tony Harnell confiere una belleza agónica al conjunto.

Como resumen, es una auténtica descarga a la que le sobra fuerza y calidad, pero que necesitaría un poco más de variedad y que tiene canciones que, compositivamente, flaquean respecto de las que mejor han quedado. A mí no me ha entusiasmado, aunque le reconozco muchas virtudes y recomiendo su adquisición a todos los fans de TNT, Last Tribe, Masterplan, Queensryche… y del rock duro escandinavo en general.

 FICHA TÉCNICA
TracklistDie For You, Lies, Break My Bones, Crushed, Days of Confusion, Transparent, Light at the End of the World, Cradle to the Grave, Underneath A Falling Sky, Turn It Off, Dragonfly, Save Yourself
Músicos-Tony Harnell: Vocales
-Magnus Karlsson: Guitarras & Teclados
-John Macaluso: Batería
-Fabrizio Grossi: Bajo
ProducciónFabrizio Grozzi
GéneroHard Rock
PaísEstados Unidos
CompañíaFrontiers Records
Web-----



Slash Feat Myles Kennedy And The Conspirators
Living The Dream Tour (2019)

Dave Bickler
Darklight (2019)

Primal
Primal (2016)

Operus
Cenotaph (2017)

© Copyright 1999-2020, Todos los derechos reservados. Medellín, Colombia.
Director General: Diego Ramírez/ Redacción: Lucas Gordon, Enrique Luque, Milena Gil / Diseño: Patricio Carvajal H.