Aerosmith
Honkin´ On Bobo (2004)
92%



(Crítica por Jon Mikel Caballero, Diciembre 2004)

Aerosmith volvieron a nosotros allá por marzo de 2004. Es importante distinguir el propósito del disco: por una vez no se buscó seguir sumando éxitos y fanáticos a base de actualizarse. Para muchos Just Push Play (2001) ya había llegado suficientemente lejos en ese aspecto, aunque a mi entender es sin duda un disco puramente rock, aunque con una careta digital y moderna. Así que ¿qué demonios hacer ahora?

Tom Hamilton –bajista- comentó tras publicar el último recopilatorio de la banda O, yeah! (2002): “Queremos que la banda toque en la misma habitación y a la vez, todos juntos. Eso es bueno porque se crea una tensión, un aire de competencia entre los diversos instrumentistas que es bueno para el resultado final del disco. –y continuó diciendo- Todo el mundo deberá estar abierto, seremos vulnerables a la competencia, eso nos hará más grandes”.

Bien es sabido por todos que la banda echa mano de compositores extra desde su gran regreso en los 80 con Permanent Vacation. Si lo que ahora se pretendía era sonar a banda rock de forma fresca, sin comeduras de cabeza en el tema compositivo y sin renunciar a nada de lo que les movió en sus mismos orígenes, la respuesta era versionar clásicos de blues: “No queremos seguir haciendo discos comerciales, que se conviertan en números 1 en las listas cada dos años. Creo que el blues servirá para rejuvenecer el espíritu de Aerosmith” concluía Hamilton.

Y así comenzó una búsqueda exhaustiva de clásicos del blues a los que los míticos Aeros pudiesen imprimir su sello personal. La producción correría a cargo de Jack Douglas, que no trabajaba con ellos desde el 79 –Night In The Ruts- y que sacó adelante las obras maestras de los primeros Aerosmith: Toys In The Attic y Rocks. El resultado sólo puede calificarse como “blues pasado de vueltas” –pasado de vueltas hacia el buen rock, por supuesto-.

Encontramos una versión rockera a muerte y machacona de la sesentera Road Runner de Bo Diddley, donde cada músico tiene su espacio para demostrarnos lo grandes que son. Seguimos con una enérgica descarga de poco más de dos minutos llamada Shame, Shame, Shame: suena a auténtico rock, pero atentos a la melodía del bajo: puro blues.

El disco se calma por momentos con los pianos, armónicas y guitarras slide de Eyesight To The Blind, donde Tyler nos demuestra su buen manejo del instrumento de viento. Baby, Please Don’t Go, puede ser considerada como el bombazo del disco –primer single y obligado video-, no me caben dudas de que será una cita ineludible a partir de ahora en las giras. Y ¡cómo no!, Perry sigue demostrando ser el rey de las Gibson.

La melodía vocal cobra el protagonismo con la meláncolica Never Loved A Girl. Y, con la también pausada Back Back Train, le llega el turno a Perry como cantante –aunque será por partida doble en el disco- apoyado por una voz femenina que realza esos aires sureños. Por cierto ella se llama Tracy Bonham, un apellido mítico para el rock.

Tras el inciso de calma vuelve el tren rockero con la guitarrera You Gotta Move, en la que Perry sigue haciendo de las suyas como nadie en el rasgueo de las seis cuerdas. Después nos encontramos con el único corte firmado por Aerosmith, The Grind; no es que indague muy a fondo en el blues, pero desde luego no suena al Just Push Play: es un buen tema a medio tiempo sin llegar
a la balada.

I’m Ready consigue una de las mejores atmósferas del disco, sobre todo en ese rescate del buen blues. Es un tema muy bueno de por sí, pero, manufacturado por los de Boston, suena mejor que nunca. Temperature puede que sea la canción menos sacada de su género original y por lo tanto no
va mucho más allá que eso.

Stop Messin’ Around es el último gran chispazo del disco, con un Perry de nuevo a las voces y deleitándonos una vez más con su veterana guitarra. Tyler aprovecha para marcarse un espléndido solo de armónica, que es sin duda el mejor que ha hecho. La despedida del álbum llega de la mano de Jesus Is On The Main Line: sinceramente no sé a qué viene el haber seleccionado este tema, ya que se trata de una canción tradicional. La instrumentación es acústica y por cantar no es que flojee porque encontramos a las voces al batería Joey Kamer, al bajista Tom Hamilton e incluso a una hija de Steven Tyler –en este caso no es Liv Tyler, lo siento-.

Y esto viene a ser este experimento de Aerosmith pasados sus treinta años de carrera. No hace falta ser ningún entendido ni ningún seguidor del blues para disfrutarlo, basta con ser un amante de Aerosmith. Muchas preguntas pueden venir a la mente: ¿Cuánto tardarán ahora en sacar su nuevo trabajo?, ¿a que van a sonar a partir de ahora?... Lo que es como banda no se sabe, pero por ahora tenemos un recién estrenado DVD en directo –You Gotta Move-, y rumores bastante confirmados de sendas aventuras en solitario por parte de Tyler y de Perry. El tiempo lo dirá.

 FICHA TÉCNICA
TracklistRoad Runner, Shame, Shame, Shame, Eyesight To The Blind, Baby, Please Don´t Go, Never Loved A Girl, Back Back Train, You Gotta Move, The Grind, I´m Ready, Temperature, Stop Messin´ Around, Jesus Is On The Mainline
Músicos-Steven Tyler: Vocales
-Joe Perry: Guitarras
-Brad Whitford: Guitarras
-Tom Hamilton: Bajo
-Joey Kramer: Batería
ProducciónJack Douglas
GéneroBlues - Hard Rock
PaísEstados Unidos
CompañíaColumbia Records
Webhttp://www.aerosmith.com/



Broken Testimony
Holding On To Nothing (2018)

Lizzy Borden
My Midnight Things (2018)

The Dead Daisies
Burn It Down (2018)

Autograph
Get Off Your Ass (2017)

© Copyright 1999-2018, Todos los derechos reservados. Medellín, Colombia.
Director General: Diego Ramírez/ Redacción: Lucas Gordon, Enrique Luque, Milena Gil / Diseño: Patricio Carvajal H.