Steve Lukather
por Fran García
Steve Lukather es, sin duda, uno de los guitarristas más importantes del rock, además de un excelente compositor y buen cantante. Una entrevista con él, obligatoriamente pasaba por recordar sus experiencias con Toto, sus proyectos paralelos a la banda, así como su nueva carrera en solitario. De todo ello nos ha hablado, pero también nos regaló algunas “perlas”, como la separación de Toto, su admiración por Miles Davis, su emocionado recuerdo a Jeff Porcaro y su forma de concebir la guitarra dentro de una canción. Lejos de mostrarse reacio a responder, Steve se tomó en serio las preguntas y creo que contestó con la honestidad y naturalidad que se le suponen a alguien que lo ha sido todo como músico y que jamás ha perdido los valores humanos como persona.

FRAN GARCÍA: ¿Cómo está funcionando tu nuevo disco en solitario?

STEVE LUKATHER: Está yendo genial. Las críticas están siendo las mejores de mi carrera y los pedidos anticipados superan mis expectativas. Estoy muy feliz.

F.G.: ¿Cómo vas a compaginar los conciertos con Toto y los que hagas como Steve Lukather?

S.L.: Toto se acabó en abril. Ha sido una gran trayectoria y quiero mucho a mis compañeros, pero en lo que a mí respecta es momento de continuar adelante sin ellos. Treinta años es mucho tiempo juntos. No estoy diciendo “NUNCA” en lo referente a volver a estar juntos, pero en ningún caso lo veo como algo que pueda suceder pronto. Empezaré la gira y mi nueva carrera fuera de Toto en junio y estaré en la carretera por lo menos un año, construyendo esa carrera en solitario.

F.G.: “Ever changing times” es un disco muy diverso en su sonido, pero da la sensación de ser un trabajo muy cercano a lo más profundo de tu alma musical. ¿Qué nos puedes decir al respecto?

S.L.: Me gustan diferentes tipos de música. Melódica, desarrollos que suenen a rock. Se trata básicamente de un disco de rock y puedes escuchar mis variadas influencias de la niñez en él. Lo pasé muy bien haciendo el disco. Tuve que tocar mucho más que en el último álbum de Toto, especialmente en lo referente a la guitarra, con muy diversos sonidos.

F.G.: En 1986 declaraste que componías los temas con el teclado. ¿Sigues utilizándolo actualmente como instrumento fundamental para componer? ¿En qué medida lo has utilizado para componer tu nuevo disco en solitario?

S.L.: Es obvio cuáles son los temas que compuse con el teclado: los que se orientan más hacia las baladas. Pero Randy Goodrum compuso buena parte del disco conmigo, por lo que éramos Randy con el teclado, yo con mi guitarra acústica y una grabadora de cassette. Es entonces cuando tenemos a los músicos reales ahí, para que todo cobre vida.

F.G.: Tuviste una relación muy especial con Jeff Porcaro. ¿Qué importancia tuvo él en tu evolución como músico?

S.L.: Fue la persona más importante que conocí, aparte de mi familia. Él ERA mi familia, todos los Porcaro lo son. No tengo palabras para eso. Lo echo de menos CADA día. Viene a visitarme en mis sueños a cada momento y siempre es grande verlo. Sé que suena extraño, pero es la verdad. El amor nunca muere.

F.G.: En el primer disco de Toto no compusiste ninguna canción, pero posteriormente sí que fuiste haciéndolo. ¿Cuál fue tu papel a la hora de crear los temas de ese primer disco?

S.L.: Tenía 19 años. ¡Paich era tan bueno! Estaba asustado, pero Dave fue el que me sacó de mi caparazón y me invitó a escribir, a componer. Después escribí más, y cuando conseguí éxitos dentro y fuera de la banda, él me decía “¿ves? Ya te lo dije”. Paich era y ES una gran influencia. Aprendí a hacer discos con él y con Jeff.

F.G.: Mucha gente considera ese primer disco como uno de los que iniciaron el estilo musical conocido como A.O.R. ¿Qué opinas al respecto?

S.L.: (Risas) Bueno, yo no sé nada sobre eso. Intentábamos ser como Steely Dan, pero al tener influencias muy diferentes, terminamos sonando como sonábamos. Había gente a la que le gustábamos y otra gente que nos odiaba. ¿Qué quieres que te diga?

F.G.: “Hydra” es seguramente el disco más rockero y, al mismo tiempo, más progresivo de Toto. ¿Tiene algo que ver en ello el hecho de que por primera vez compusieras parte de la música del álbum?

S.L.: Actualmente no estoy de acuerdo con eso. Pensaba que “Kingdom of desire” o “Turn back” eran discos más rockeros. ¿Qué sé yo? (Risas). Comencé a tener muchas más influencias cuando empecé a componer, y la banda quería sonar más dura. La compañía discográfica sacaba todas las baladas como singles, así que nos encasillaron como un grupo de “soft rock” (rock suave), una etiqueta que odiaba y aún odio. No veo razón alguna para etiquetar la música. Es buena o mala, y eso es subjetivo.

F.G.: Desde siempre, “Hydra” ha sido mi disco favorito de Toto, en el que quizás tu trabajo a la guitarra resulta más potente y espectacular. ¿Qué nos puedes contar de ese disco y de tus recuerdos en esa época?

S.L.: Bien, éramos jóvenes intentando ser un poco más Pink Floydianos, un poco más aventureros, pero aún éramos críos y hay partes cursis en ese disco también. Me gustan “White sister”, “Hydra” y unas pocas más, pero algunas aguantan el paso del tiempo mejor que otras (Risas).

F.G.: Durante una época se consideró a Toto el típico grupo de estudio de grabación. ¿Hasta qué punto fue eso cierto entre 1977 y 1982?

S.L.: ¿Qué significa eso? ¿Cuántas bandas como nosotros estaban allí? ¡NINGUNA!. Eso son gilipolleces. Hacíamos todas las grabaciones que salían de Los Angeles porque la gente nos quería en ellas y nosotros podíamos hacer ese trabajo, así que simplemente lo hacíamos. Grabamos algunos de los mejores discos de la historia y con las más grandes superestrellas, y todo lo que recibimos por parte de la prensa fue mierda. ¡Nunca entenderé eso! Sólo tocábamos lo que era natural para nosotros. No era nada fabricado, ni gilipolleces así, era muy real. Hay que recordar que la gente nos llamaba a nosotros, no al contrario.

F.G.: ¿Fue tu proyecto Los Lobotomys una reacción ante esa imagen de músico de estudio? ¿Querías disfrutar del directo y de la música en vivo?

S.L.: Me encanta tocar en directo.¡Siempre ha sido mi forma favorita de tocar! Era una buena banda. Desgraciadamente, los negocios lo jodieron todo. No volverá a suceder, no lo creo.

F.G.: La muerte de Jeff Porcaro fue un duro golpe para el grupo, pero ¿qué supuso para ti en lo personal y en lo musical?

S.L.: No lo he superado aún, ni creo que lo supere nunca. Nadie se acercará nunca a la forma de tocar de Jeff Porcaro. Hay grandes baterías y me encantan, pero Jeff era especial. Sin palabras, amigo, el dios de los baterías con total seguridad.

F.G.: En una entrevista hace tiempo llegaste a declarar que “Inertia”, el álbum de Derek Sherinian, era lo mejor que habías grabado en toda tu carrera musical. ¿Sigues pensando así? Explícanos eso.

S.L.: Seguramente quise decir el más EXIGENTE, el disco que más me exigía como músico. Derek es un increíble talento musical y un gran tipo. Disfruté mucho trabajando con él. Quizás lo vuelva a hacer en otra ocasión. Gran material, difícil de tocar (Risas).

F.G.: ¿Desde cuándo empezaste a interesarte por el jazz como influencia para desarrollar tu música?

S.L.: En el instituto, el mismo “Músico de estudio – Jazz” estaba dentro de mí y quería aprenderlo todo y ser uno de esos tipos. Trabajé duro, tuve suerte y mi sueño se hizo realidad.

F.G.: En una ocasión tuviste la oportunidad de unirte a la banda de Miles Davis y rechazaste la oferta por fidelidad a tus compañeros de Toto. Cuéntanos cómo sucedió eso.

S.L.: Tío...¡Eso fue un puntazo! ¡El propio Miles me llamó! Tuve que decirle que no. Toto tenía una gira de dos meses firmada y nos marchábamos al día siguiente de llamarme. Fue un honor para mí y sentí mucho no poder aceptar la oferta de Miles. Él había escuchado una canción escrita por Paich y por mí, llamada “Don’t stop me now”, y colaboró en ella. Entonces escuchó el disco al completo y le gustó mi forma de tocar. Yo estaba anonadado, Miles es un héroe. Fue muy guay con nosotros. Tenemos algunas fotos estupendas.

F.G.: Tuviste algunos proyectos de jazz-fusion, por ejemplo el conocido como El Grupo. ¿Has pensado alguna vez en formar un grupo de jazz paralelo a Toto?

S.L.: Necesito tocar mucho más y hacer cosas diferentes, más experimentales, que me entusiasmen. Me uní a esos chicos e hicimos un tour por Japón con Nuno Bettencourt en la banda también. Nuno tenía otros proyectos, así que tuvimos que continuar sin él. Fue una gran Jam-Band. Steve Weingart estará en la banda que me acompañe en la gira que comenzará en junio.

F.G.: Eres amigo de Eddie Van Halen. ¿Qué opinión tienes de él como guitarrista? ¿Qué te parece su aportación al rock y a la evolución del sonido de la guitarra?

S.L.: Es uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos y un gran tipo. Hemos sido como hermanos durante casi treinta años. Los quiero mucho, a él y a Alex. Grabé algunas voces para ellos en unas pocas sesiones, así como también toqué en unos cuantos shows a lo largo de los años. ¡Amo a Van Halen!

F.G.: Como amante de la guitarra y virtuoso de la misma, ¿qué discos consideras que han sido especialmente importantes en lo referente a la evolución de dicho instrumento y de su sonido?

S.L.: Me remito a la anterior respuesta (Risas). Tío, hay simplemente DEMASIADOS para nombrar. ¡Tantos grandes guitarristas a lo largo de los años! A Jeff Beck TIENES que amarlo. David Gilmour y, por supuesto, Satch, Vai, Morse, Petrucci, Holdsworth, Landau, Carlton, Robben,... la lista es enormemente larga. Después están tíos como Stern, Dean Brown, Scofield, y luego están los tipos del country (Risas). Podría seguir y seguir. (Realmente Steve no ha entendido la pregunta, ya que me refería a discos, no a guitarristas, pero igualmente es válida su respuesta).

F.G.: Eres un guitarrista excelente, muy técnico, pero a la hora de tocar en una canción, parece como si te importase más el tema en sí que demostrar lo que eres capaz de hacer con la guitarra. ¿Qué opinas de los guitarristas que tienen excesivo protagonismo en las composiciones musicales?

S.L.: Toco como toco. Cada uno tiene su propia voz. No lo pienso, yo toco y me gusta hacer lo que me parece bien para la canción. Tengo fallos y probablemente más en directo que en el estudio. No se trata siempre de mí, se trata de lo que es bueno para la melodía. Melodía, sentimiento y gusto, en oposición a un montón de trozos añadidos. Hay un millón de tíos que lo hacen mejor que yo, de todas formas. Busca en youtube (Risas).

F.G.: En tu nuevo disco en solitario hay más solos de guitarra que en “Falling in between”, de Toto. ¿Tiene algo que ver en ello el que sea un disco tuyo, en lugar de uno de la banda?

S.L.: Supongo que al componerlo yo todo, dejé más sitio para mí y para mi instrumento. Ése es el punto de los discos en solitario, hacer lo que no puedes hacer en tu banda normalmente. No pensé demasiado en ello, simplemente salió así.

F.G.: En 1983 decías que Toto durarían mucho y, efectivamente, así ha sido. ¿Cuánto crees que puede aún durar la banda?

S.L.: Hasta abril. Treinta años es mucho tiempo. Tuvimos una gran carrera, hicimos una música memorable y tuvimos mucho éxito. ¡Gracias a todos vosotros!

F.G.: ¿Hay planes para trabajar en algún nuevo álbum de Toto?

S.L.: No.

F.G.: ¿Cuáles son tus proyectos musicales para este 2008?

S.L.: Comenzaré mi tour en solitario en junio, que me ocupará hasta 2009. Con un poco de suerte, más adelante veremos lo que pasa. No puedo predecir el futuro ahora, ni decir “nunca” a nada. Es momento ahora para tener un nuevo proyecto. Hice “Hold the line” cuando tenía 19 años. Ahora tengo 50 (Risas). Espero veros en mis shows este año. Muchas gracias.

Cortesía de www.thisisrock.net




Randy O
Lucas Gordon

Eddie Money
Lucas Gordon

Angelo Perlepe
Lucas Gordon

The Jacks
Lucas Gordon

© Copyright 1999-2019, Todos los derechos reservados. Medellín, Colombia.
Director General: Diego Ramírez/ Redacción: Lucas Gordon, Enrique Luque, Milena Gil / Diseño: Patricio Carvajal H.