Ralph Rieckermann
por Lucas Gordon



El ex bajista de Scorpions nos comenta las razones de su partida del grupo

Ralph Rieckermann me recibió en su estudio de West Hollywood, donde se dedica a trabajar actualmente. El lugar esta plagado bajos, guitarras, equipo de edición y de discos de oro de ediciones baratas, de países como Singapur y Suiza. Aclaró que los discos de oro y platino más importantes los tiene en Alemania.

Rieckermann es una persona agradable, jovial pero que pone distancia.

El y yo empezamos a platicar y de esa charla interesante y repleta de anécdotas salió esta entrevista. Pasen y lean….

-Hola Ralph

Ralph: Hola que tal! Feliz año!

-Feliz año! Cuéntanos, no hemos sabido de ti en los últimos años, que has estado haciendo?

R: Deje la banda hace un par de años atrás como muchos lo sabrás, y me puse a trabajar en música para películas. Soy el único que vive en USA, por más de 15 años, de hecho ya vivía en los Estados Unidos antes de formar parte del grupo.

En 1995 o 96’ hice mi primera película y me mude a las colinas de Beverly Hills, por la Mullholland, solía hacer buenas fiestas allí, con 600 o 700 invitados. Muchos de ellos eran productores de películas, y me dijeron si quería hacer música para películas. Dije que no, pero estudie música orquestal, en Alemania, como tres o cuatro años.

La primera película que hice fue Lancelot con Mark Singer (protagonista de la serie V), en aquella época no había etnología, era todo con video caseteras, así que para poner la música había que hacerlo todo manual, apretar play en la computadora y en la casetera.

Luego hice más películas como Terminador 3, y hasta compuse la música pero produje una película e hice un poco de actuación en la película Gangland. Porque hago artes marciales así que hice de malo en ese filme.

-Ok

R: Luego hice más y más películas, todo esto entre las giras de Scorpions. Y ya llegue a las 50 películas. En determinado momento sentí que la banda no iba a durar para toda la vida. Yo soy unos 20 y tantos años mas joven que los chicos

-James (Kottak) tiene tu edad mas o menos no?

R: Si, James es mas de mi edad. Así que tomé la decisión de que tenía que hacer algo más de mi vida. Me preguntaba “que haré cuando tenga 46 o 50 años, y Klaus decide que ya no quiere cantar mas?” Y con la Internet el mercado musical empezó a decaer. Y para ganar para vivir, uno vive de las giras. Así que me preguntaba que pasaría si Klaus pierde su voz o deciden terminar…

-Bueno, hace poco dijeron que iban a dar la gira de despedida!

R: (Se ríe) si…dicen que es la despedida, pero lo oi de muchísimas bandas. Lo he hablado con todos ellos y “si!” todos dijeron que era la ultima gira y que querían renunciar. Para mi estos chicos están tan acostumbrados a lo que hacen, que después de estar sentados en casa por un par de años, anda a saber que pueda pasar.

No quiero predecir nada ni esparcir ningún rumor. Solo se lo que saben todos.

Así que estoy feliz por haber tomado esa decisión, ya que hoy en día tocar como bajista, tratar de conseguir un trabajo o unirme a una banda no seria ni el 25% de éxito que tendría en comparación con Scorpions.

-Seria como ser un empleado….

R: Aun si eso sucediera, yo nunca fui muy rockero.

-No?

R: No! No soy metalero. Aunque la primera canción que he tocado fue “Smoke on the water” (Deep Purple). He roto todas las radios de mi casa! (Se ríe, yo me río por seguirlo). Solía escuchar Purple, Yes, Genesis, Pink Floyd, Beatles. Empecé con el rock, pero después me incline por la fusión entre el rock y el jazz, como Stanley Clark y Chic Corea, tocaba ‘fretless’ (hace ruidito con la boca de bajo).

-Si tipo jazz

R: Si. Así que nunca fui muy rockero duro. He tocado casi todo estilo que hay en el planeta. Reggae, rock…

-Latina!

R: Latina…incluso música clásica. Así como muchos instrumentos, aunque no se sepa.

En fin, (habla por motus propio) cuando estaba en Alemania, el país me pareció muy limitado musicalmente, así que pregunte donde era la capital de la música, y me dijeron Los Angeles. Por ende, vendí todo menos dos cajas y dos bajos, y me mude a lo de Jimmy Bain, que en aquel entonces estaba con Ronnie James Dio.

-Wow!

R: Si! En Alemania tenia una banda y la rompimos…

-Cuando fue eso?

R: Me uní a Scorpions en 1992 así que fue cuatro años cuando me mude a USA.

En aquel entonces Guns & Roses, Bon Jovi, estaban yéndose a la cima. Yo tenia una bandita que sonaba mas grunge. Sin voces tan altas. Esto era con voces mas poderosas y letras mas fuertes, no tanto “te amo”, tetas, culos, cachuflas y esa mierda.



-Todo esto lógicamente antes de Scorpions…

R: Si, fue mucho antes! Pero mi cantante tuvo un accidente y estuvo como 8 meses hospitalizado sin poder hacer nada. Así que yo me encontré sin hacer nada, sin nada, solo lo que tenia puesto y una moto. Tuve que pedir prestado a amigos (Se rie).

En un momento Edgar baterista de la banda Bonfire…

-Los alemanes Bonfire?

R: Si! Con el solíamos salir de parranda. El en aquel entonces solía parecerse a Herman Rarebell de joven. Y yo solía tener el pelo mas largo y lo tenia mas rubio, entonces solían llamarnos Scorpiosn “Hey Scorpions!”

Había un fanático terrible de Scorpions, en aquellos años no era como ahora, era todo demasiado loco en Los Angeles, todo el mundo tenia el pelo largo y era todo y solamente rock and roll. Y este loco me seguía a todos lados llamándome Francis (por el bajista Buccholz), y le dije “loco, no se quien sea Francis, no lo conozco, se muy poco de Scorpions, asi que ya no me llames Francis” (risas). Edgar se volvió a Alemania y yo me quede. Me case con una stripper jaja! Que historia. Solía pagarme todo. Yo estaba en la quiebra trabajando en construcción por 3 dólares la hora.

-Entonces ella digamos trabajaba para ti!

R: Si, ella pagaba las cuentas (Risas). Todos los músicos, como Guns & Roses, todos vivían en mi barrio. Todos como…LA Guns…

-En Hollyood?

R: Si! Todos salían con strippers, ninguno trabajaba, todos estabas en la quiebra…los chicos eran todos músicos de pelo largo y las chicas eras todas strippers, así era la pareja de Hollywood en aquel entonces (Risas).

Entonces Edgar me llama una mañana, yo estaba bien dormido. Y me dice “chavon, los Scorpions despidieron a su bajista, tu eres el loco ideal, incluso te pareces un poco y bla bla bla” y le dije “que? Scorpions? Llámame mas tarde” y le colgué (Risas).

A los 20 minutos me vuelve a llamar “loco, Scorpions tiene el puesto de bajista libre y bla bla bla, es la banda más importante del mundo” y le dije ok, y me pasó el número de Herman Rarebell en Mónaco. Lo llamé, me dijo que estaba haciendo un disco solista y que necesitaba un bajista. Me pidió que le envíe un casette, se lo envié, donde tocaba cosas tipo Jaco Pastorius y Stanley Clarke. Y me dije “wow, jamás escuche a nadie tocar así!”, era bueno en aquel entonces….

-Quiere decir que ya no los eres….

R: (Risas) Si, ya no toco casi el bajo…la música de las películas la hago en teclado, es más orquestal, pero en los viejos tiempos sí, lo único que hacía era toca porque era lo único que había en realidad, tenía dos bajos. Practicaba todo el día todos los días, ocho horas mínimo. Tocaba con la tele, pero todos lo hacíamos en ese momento.
Fui a Mónaco con plata de mi madre, y toqué en el disco de un guitarrista del que no recuerdo su nombre, era bueno excepto que la guitarra estaba por un lado, la batería en otro y el click en el medio, y trataba de tocar junto a eso, era medio desordenado. Primero que nada, me pasaron a buscar en un Rolls-Royce o algo así, y (Herman) tenía una villa en Mónaco en la playa, discos de platino por todos lados, el estudio, y después del tercer día pasé por la oficina y lo escuché que decía a los demás por teléfono "creo que encontramos el bajista perfecto, nunca escuché a nadie tocar así, se parece a nuestro amigo Francis y es alemán, viviendo en América, tienen que conocerlo."
Después fui a Alemania, conocí a los demás y bueno, el resto es historia.

-Quieres seguir tocando o componiendo música?

R: Sigo tocando, componer es tocar música. La única diferencia es que cuando yo crecí se trataba del arte, si miras álbumes como Dark Side of the Moon por ejemplo, no es sobre canciones, es sobre música. Una pieza de música de principio a fin; canciones que tenían algo que decir, estos días es todo el mismo blabla. Si vas a un boliche en L.A es todo punch punch, y blablabla. Es nada. Como la TV, es todo reality. Es normal, los tiempos cambian y te tienes que adaptar. No creo que esté haciendo a nadie inteligente, ni la música ni la TV.

No me interesa escribir música porque estos días, si una compañía te contrata, todo lo que quieren de vos es un hit, a nadie le importa hacer un gran disco porque lo único que cuenta es hacer música, cómo vender música. Yo trabajo con alguien diferente, tengo que complacer una empresa de películas, director, productores, y tengo espacio para ser creativo. Mi trabajo es artístico. Escribir una canción de cuatro minutos es una cosa, pero escribir una hora y media de orquestas completas por vos mismo, eso es diferente. Te sentás diez horas por día durante un mes, pero tiene que ver con arte, y sos tu propio jefe. Nadie te dice que tenés que cantar como Lady Gaga, o sonar como el último de Bon Jovi. Acá aparece mi nombre, mi composición, tengo los derechos. Es algo más espiritualmente creativo y satisfactorio.

-Eres una persona espiritual?

Claro que sí, creo que cualquier persona que se tome el arte en serio debe ser algo espiritual. Creo que la religión puede ser peligrosa. Cuando empiezas a etiquetar cosas empiezan los problemas, "yo tengo razón y vos no". Pero espiritual sí, todo lo que tienes que hacer es mirar a la naturaleza, te ves a vos mismo y todo lo natural es maravilloso. Todo el universo es espiritual.

La gente me pregunta en qué creo y yo digo que creo en todo y en nada, porque creo un poco en cada religión y teoría, incluso si son aliens, puedo relacionarme pero no puedo probarlo.

Hay algo útil e inútil en cada cosa. Es la decisión de cada uno. Sólo creo que es peligroso etiquetar cosas y pretender que lo que creas es lo cierto, porque hay personas muy espirituales, Osama Bin Laden, que cree que está tan en lo cierto que otra gente merece morir.



- Cuál es la razón por la que tocabas en Scorpions? ¿Algo material?

Nunca fui muy materialista, vengo de una familia adinerada, y no siempre fue una familia feliz, debo decir. Cuando crecía, todo lo que importaba era dinero, trabajo y éxito. No había entendimiento, pasión por el arte, no había pasión por nada.

-Ahora, y si tienes que nombrar algo que te motiva, chicas, dinero...

Cuando empecé a hacer dinero con Scorpions me compré un Mercedes, y estaba emocionado al principio, pero esas cosas se van rápido.

Cuando compré mi primer casa aquí en Beverly Hills estaba emocionado, pero al final es mayor la emoción de mostrarlo a otras personas que por vos mismo, esas cosas no duran.
Para mí, la amistad, el amor, la pasión de hacer a otra persona feliz, estar en un escenario, es lo que me gustó. Conocer el mundo, tener amigos con los que viajas. No era mejor amigo de todos en la banda, pero fui muy cercano, algunos más y otros menos, y creo que son especiales. Viajar con ellos ha sido realmente especial.

-Buenísimo. Si te invitaran a tocar, irías?

Hace poco hicieron un show acá, fui y no me pidieron que tocara. Siempre fui muy honesto cuando hablo de Scorpions, cuando me uní todos me preguntaban si era un fan. No lo era. No soy un fan de toda su música, pero toqué con ellos y teníamos química. Al final vimos nuestras diferencias. No me gustaba la dirección que estaba tomando la banda, recuerdo estar en el estudio luego de que saliera Eye II Eye, escuchando música, y las canciones que cada uno escribía, y el productor, Peter Wolf, se levantó luego de unos días, y dijo que necesitábamos escribir nueva música.

Yo, el ‘nuevo’ decía “¿puedo tocar algo?”

Toqué la canción y fue muy diferente de lo que ellos hacían, con loops y bailable. Peter Wolf dijo "eso es un hit". Los demás no estaban muy entusiasmados porque era muy de dance. Todavía cuando vas a un club nocturno escuchas Aerosmith, Bon Jovi, pero nunca Scorpions porque no puedes bailarlo.

La banda nunca tuvo eso, y creí que si la banda lo tenía la llevaría al siguiente nivel. Luego de un tiempo me empezó a molestar que la banda se quedara en el mismo lugar.
U2, perfecto ejemplo. Cada disco se reinventaban, siempre cambiaban, probaban cosas diferentes, que a veces funcionaba y a veces no, pero al menos lo intentaron. Así que lo probamos con Eye II Eye. Acá en América funcionó, pero en Europa lanzaron otra canción y no funcionó. Hicieron un video en Inglaterra, no recuerdo que canción era. Mysterious era la canción más escuchada, número tres en Billboard, y fue exitosa. Mi sentimiento era "sigan yendo en esa dirección, probemos algo nuevo, algo loco." Pero la banda no quería ir para ese lado, querían sonar como siempre, y yo seguía pensando “chicos, si alguien quiere escuchar Blackout van a comprar Blackout, no van a comprar un disco nuevo que suena como Blackout”.

Es mi opinión, no digo que tengo razón. Soy un artista, no quería ser sólo el bajista de Scorpions. Soy escritor, escribo música y canciones, tengo una urgencia por decir algo, y tengo buenas ideas que creo que serían buenas para la banda. Estaba la diferencia de opinión, ellos tienen más experiencia, yo soy joven y fresco y tenía ideas que quería probar. No sé si insistí mucho, no sé, estaba en mi propio mundo. Todos pensaban que yo debía estar ahí para tocar el bajo, y sí, tienen razón, pero por otro lado, quizás si hubiéramos hecho algunas canciones que yo sugerí o estilos que sugerí, la banda podría haber llegado a otro nivel y a otro hit como Wind of Change. Quizás. Nunca intentamos, eso es lo que creo.

Me frustré porque no querían probar lo que yo sugería. Recuerdo un día que me volvió loco que todos estaban discutiendo sobre estilos de música, Klaus tocaba la música de Rudolf y no sabían que hacer, Rudolf estaba tocando la música de Klaus, y yo toqué como quince canciones, Rudolf decía que teníamos que sonar así, tenía la mente abierta. Klaus después dijo que si queríamos hacer música como esa debíamos hacer mis canciones y yo decía “¡Chicos! ¡Yo toqué eso y se quedaron en silencio!”

Esperaban que tocara temas que sonaban como los 80s y por alguna razón no me pude emocionar con eso, podría haber tocado, pero nada venía a mi cabeza y era como que no lo sentía más, y decidí que volvería a América a hacer música para películas.

- Para terminar. Algo que le quieras decir a los lectores?

R: Chicos, sigan haciendo música, peleen por la pasión en la musica, no dejen que la industria de la música los frustre, intenten tener nuevas ideas, ser inventivos, y tener una vibra positiva ante la música. Aprecien a sus amigos y familia.

- Cómo te contactamos?

R: Si alguien quiere escuchar mi música o saber qué estoy haciendo, pueden entrar a www.ralphrieckermann.com. Hay un link de donde pueden bajar mis canciones, hay hip hop, metal, trance, de todo, que hice para películas.

- Gracias!

R: Gracias.

Traducción: Candela Glikin (candelaglikin@gmail.com) y Lucas Gordon.




Randy O
Lucas Gordon

Eddie Money
Lucas Gordon

Angelo Perlepe
Lucas Gordon

The Jacks
Lucas Gordon

© Copyright 1999-2019, Todos los derechos reservados. Medellín, Colombia.
Director General: Diego Ramírez/ Redacción: Lucas Gordon, Enrique Luque, Milena Gil / Diseño: Patricio Carvajal H.