Killem
Sevilla, España
Desde Sevilla llega esta banda de Thrash Metal de evocadoras raíces clásicas: Overkill, Megadeth, Testament, Exodus... y evidentemente los primeros Metallica. Aprovecho para preguntarme si es justo situar a las bandas que empiezan en categorías diferentes a las ya consagradas. Es que, últimamente lo he estado comprobando, da la sensación de que las bandas jóvenes, más que beneficiarias de los aparatos publicitarios del mundo de la música, reciben migajas, tanto en espacio como en "profundidad". Bueno, como siempre, hay notables excepciones, pero suelen ser a título personal, y casi nunca a nivel editorial o institucional. Es decir, no vamos a ver a Killem en la portada de ninguna revista hasta que ganen pasta, y cuando la ganen, tendrán que rendir pleitesía como si le debieran algo a alguien.

En fin, suerte que por internet las cosas son, de momento, bastante esperanzadoras. Conmigo no va la historia, por ahora me dedico a ésto para pasar el rato ( y ayudar si fuera posible ), pero hay gente que se desvive para lanzar y promocionar a grupos, sin apenas recursos y a veces poniéndolos de su bolsillo. Si consiguen que alguna banda salte del plano underground a una pequeña popularidad, podrá darse con un canto en los dientes si la banda le recuerda, porque pronto le será arrebatada y su esfuerzo, olvidado. Hala, como digo, si hago esto para divertirme, reivindico el poder soltar parrafadas que no tengan nada que ver con el tema; me he quedado a gusto ya, así que vamos, pues, a analizar el disco.

Lo primero, está a la venta. Autoproducida y autodistribuida, y autotodo. Han hecho un buen trabajo en esos apartados: el sonido está bien, obviamente hay carencias, sobre todo en la batería, que a veces necesitaría un tratamiento mejor en los bombos, y algún otro detalle. Para ser una edición propia, sin apoyo de ninguna discográfica, el resultado es más que notable, destacando la limpieza de guitarras y voces. De todos modos, supongo que los fans del Thrash Metal no prestan tanta atención a la producción como los de otros estilos; basta recordar discos, hoy míticos, como los primeros de Destruction. En cuanto a la distribución, Killem vende su cd vía www.killem.org; aparte de que se puede adquirir en sus conciertos, y en ciertos lugares de Sevilla, lo envían por correo postal a 6,25 € a territorio español, gastos de envío incluídos. Bien por el precio. ¿Qué son 6 euros? Por un par de copas tenemos un buen disco de Thrash. Y no sólo yo creo que es un buen trabajo; así lo creen todos los que han hablado de Killem.

Otros aspectos, como las letras, o el diseño de portadas y demás hacen más agradable la compra. La portada del libreto presenta una temática oscura, típica de estos géneros; una fila de personas trajeadas y encorbatadas, pero sin rasgos en el rostro desfilan saliendo de un conglomerado de rascacielos. ¿Visión apocalíptica? Na, la explotación del hombre por el hombre ya es apocalíptica hoy en día, y la realidad desborda cualquier fantasía. Las letras, acordes con la portada y con el estilo: deprimentes y pesimistas. "Rivers Of Death flowing near, more children diying again, ther is not victory, there´s just pain in killin people without care, madness has begun, innocent faces lose their voice". No le alegran el día a uno, pero entre tanta fiesta y chicas de las letras de Hard Rock, está bien recordar de vez en cuando que millones de personas están al borde de la muerte en este mismo instante, ahora, ahora mismo. Me ha gustado mucho, por otra parte, el logo de la banda y la grafía del cd. En el apartado musical, sobresale ampliamente la voz de Alex Demise, que canta como un auténtico profesional. No tiene nada que envidiar, por ejemplo, a David Mustaine ( aparte de décadas de experiencia ); me ha encantado tanto su timbre como su acento. Hay riffs realmente veloces, y algún punteo muy trabajado. Y, en general, todos son buenos músicos. Hay que decir que no siempre suenan todo lo conjuntados que debieran; en ocasiones la batería parece ir a su bola, sobre todo en algunos cambios; también ocurre con el bajo, en menor medida. No ofrecen nada nuevo respecto a las bandas citadas bastante más arriba, pero digamos que recogen el testigo del Thrash Metal clásico con mucha dignidad.

Tras una intro, Sentence, hecha a base de guitarras y ritmos pesados, que busca crear una sensación opresiva, arranca Revenge, auténtico temazo que para mí es el mejor del disco, pese a que las cajas de la batería tienen exactamente el mismo sonido de cacerola que el "logrado" por Bob Rock y Ullrich en St.Anger. No obstante, es una canción que ya quisieran para sí los Metallica de hoy en día, auténtico trallazo que no tiene puntos flacos, si acaso cierta desorganización durante el punteo.

Green Mesiah comienza con un riff frenético; las rítmicas y la batería ya muestran la falta de compenetración apenas esbozada durante Revenge; no seamos injustos, no estamos hablando de que cada uno vaya por su lado, pero el sonido sí que se resiente. Sonido que, por otra parte, no presenta más defectos; Al final del tema aceleran aún más, logrando un brillante final. Meritorio punteo, por sus gotas de originalidad, aparte de que las guitarras de Killem tienen un alto grado de capacidad técnica. Un detallito, totalmente subjetivo, es que antes del estribillo sobra una estrofa, que le quita algo de fluidez al tema.

Void. Tras casi un minuto de intro, que está bien, vale para calentar, es una buena canción que sigue sin recuperar el altísimo nivel de Revenge; las líneas de bajo y batería son interesantes y están muy bien ejecutadas, pero de nuevo no se compenetran del todo. Punteo interesante, que se acelera tras unas guitarras dobladas , dando paso a un final nuevamente muy logrado. Las estrofas y los fraseos del tema son fenomenales.

Neverending Pain Revenge se queda como imbatida ( porque es una canción brutal ), pero este corte le pone las cosas difíciles. Puro Megadeth, con cambios de ritmo y melodía de primera clase y un largo y currado punteo que no desmerece a un tema potente en el que la banda ya no tiene problemas de acoplamiento. Mención aparte a Alex, que no sólo canta muy bien, sino que se puede permitir gritos que recuerdan a Slayer, eso sí, en versión humana. Biolypse cierra el disco con un estribillo simple, pero eficaz y muy pegadizo. Es un tema 100% apto para el directo.

En realidad, no tiene mucho más que destacar, aparte del punteo, una de las joyas de este Void, merced a su barroca composición que logra crear sensaciones, algo complicado de conseguir. Tras el sólo, hacia el la conclusión nos conducen unas veloces guitarras que irrumpen abruptamente, en una onda Overkill. Vamos, que me ha gustado mucho el disco. Debo aclarar que, aunque he oido unas cuantas cosas, no soy un experto en Thrash, ni muchísimo menos. Simpatizante, más bien. Si he hecho un comentario tan exhaustivo, y quizás injustamente detallista, es porque, dado que por mucho que me esfuerce no puedo hacer que Killem vendan 100 000 copias, a ver si al menos puedo darles una opinión que les sea de utilidad.




Supremacy
Bogotá, Colombia

Lucuma
Buenos Aires, Argentina

Vallium 100 Kg
Maracay, Venezuela

Sweet Noize
Medellín, Colombia

© Copyright 1999-2019, Todos los derechos reservados. Medellín, Colombia.
Director General: Diego Ramírez/ Redacción: Lucas Gordon, Enrique Luque, Milena Gil / Diseño: Patricio Carvajal H.